Historia

Los orígenes del aeropuerto se remontan a la guerra civil, que hizo necesaria la construcción de un nuevo aeródromo en Salamanca. Así, el 15 de octubre de 1936, el teniente coronel Lecea acompaña al soldado Luis Hernández a visitar unos terrenos ubicados en el lugar conocido como Mata-can, en el municipio de Encinas de Abajo. El terreno se consideró idóneo como campo de vuelo.

En el verano de 1937, a instancias del general Kindelán, se reactiva la compañía aérea Iberia, que fija su sede en Salamanca. La primera línea se inaugura el 16 de agosto con el servicio Tetuán-Vitoria, que utiliza aviones Junkers Ju-52 cedidos por Lufthansa. El 1 de mayo de 1939, los equipos e instalaciones de Iberia se trasladan a Madrid-Barajas.

El 16 de julio de 1940, el pleno del Ayuntamiento de Salamanca cede los terrenos de Matacán al Ejército del Aire, con la condición de que éstos puedan ser utilizados también para el tráfico aéreo civil. Seis años más tarde, en julio de 1946, se abre oficialmente el aeropuerto al tráfico aéreo nacional completo e internacional de turismo y escalas técnicas del tráfico comercial.

A principios de 1953 se decide la construcción de la pista de aterrizaje en la dirección 04/22, y de una calle de rodaje.

El 24 de mayo de 1974, se crea la Escuela Nacional de Aeronáutica (ENA), con sede en Salamanca. El objeto de este centro es la formación de pilotos comerciales. En la década de los setenta, el escaso tráfico comercial aéreo que recibe Salamanca es atendido en las dependencias militares.

En 1990 se instala un nuevo sistema de aterrizaje de alta precisión por microondas MLS, en fase de experimentación.

Finalmente, en octubre de 2005 entra en funcionamiento un nuevo edificio terminal que alberga las áreas de salidas y llegadas, la zona de servicios a los pasajeros y el resto de dependencias del aeropuerto.

Si desea más información, puede adquirir la obra de Luis Utrilla, Historia de la Base Aérea y Aeropuerto de Salamanca.