Centenario del aeropuerto

El 2 de septiembre de 2019 el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol, decano de los aeropuertos españoles, ha cumplido sus primeros 100 años de servicio público.

Tras la publicación en la Gaceta de Madrid el 30 de agosto de la Real Orden firmada por el rey Alfonso XIII autorizando la primera línea aérea española, el 2 de septiembre de 1919 un avión Breguet XIV de la Compagnie Aériennes Latécoère tomó tierra en los terrenos del cortijo de El Rompedizo, donde la compañía gala había establecido su aeródromo. A los mandos se encontraba Didier Daurat, quien semanas más tarde se convertiría en el primer director del aeropuerto malagueño. Se inauguraba con este vuelo el transporte aéreo en España.

El diario republicano El Popular daba la noticia de esta forma: "De aviación. Ayer tarde llegó a Málaga uno de los aeroplanos que hacen el servicio de correos desde Toulouse a Rabat y Casablanca, aterrizando sobre las ocho y media en el sitio denominado “El Rompedizo”. Procede de Alicante y entre la correspondencia venían cartas dirigidas a las principales autoridades de Málaga. Antes del aterrizaje, que se hizo sin novedad, el aparato voló sobre la capital, presenciando su tránsito por los aires las personas que se apercibieron del ruido que producía el motor. Cruzó por cima del Parque poco después de acabarse la corrida de toros y el público contempló con la natural admiración al paso del aparato. Hoy a primera hora saldrá para Cádiz".

Desde el 8 de marzo de ese año, la compañía Latécoère había trabajado en mejorar el terreno, allanándolo y eliminando árboles y arbustos que permitieran el aterrizaje seguro de los frágiles biplanos de madera y tela. Un hangar de lona junto a las dependencias del cortijo hacían las veces de taller y cobijo para pilotos, mecánicos y los escasos pasajeros de la línea. El aterrizaje en El Rompedizo de los dos primeros aviones de la línea se realizó con toda normalidad poco después de las diez de la mañana. En la aeroplaza malagueña les esperaba el cónsul francés, Louis Marius Santi, quien deseaba acompañar a Daurat en su vuelo a Rabat, lo que lo iba a convertir en el primer pasajero de la línea aérea, del aeropuerto de Málaga y del transporte aéreo en España.

A las once de la mañana los Breguet despegaron de Málaga rumbo a Rabat. Desde allí volaron a Casablanca, donde Daurat aterrizó a las tres y media de la tarde, seguido media hora después por Dombray. ¡La primera línea aérea había comenzado sus vuelos!.

Han pasado cien años de aquel primer vuelo. Desde entonces más de 400 millones de pasajeros han utilizado sus instalaciones y han convertido al aeropuerto malagueño en un elemento fundamental del desarrollo de Málaga, Andalucía y España.