Historia

Los comienzos de la aviación comercial en Asturias se remontan al año 1952, cuando la compañía Aviaco establece una línea regular de pasajeros con Madrid. Para ello la compañía se valió de un avión Bristol 170 y se estableció en el aeródromo militar de La Morgal (Lugo de Llanera) en las proximidades de Oviedo. En junio de 1963, por razones técnicas, se cerró al tráfico comercial este aeródromo por lo que la región asturiana quedó sin enlaces aéreos comerciales hasta cinco años más tarde.

Para la ubicación del nuevo aeropuerto, se estudiaron varios emplazamientos y finalmente se eligieron unos terrenos en las proximidades de Santiago del Monte, concejo de Castrillón, junto a la costa y a 126 metros de elevación.

El 11 de junio de 1968, se abre oficialmente al tráfico aéreo el denominado aeropuerto de Asturias, el más septentrional de los aeropuertos españoles.

La primera línea comercial enlazó Asturias con Madrid y poco después entró en servicio otra línea que unía Santiago de Compostela con Barcelona, y realizaba escalas en Asturias y Bilbao.

Desde su entrada en funcionamiento, el aeropuerto de Asturias atiende el tráfico internacional a través de una delegación de la aduana de Avilés.

En esta primera etapa, el aeropuerto de Asturias ya contó con una pista de 2200 metros de longitud y 45 metros de ancho, al igual que con una plataforma de estacionamiento de aeronaves de 17.000 metros cuadrados unida a la pista por medio de una calle de rodaje perpendicular.

El edificio terminal de pasajeros constaba de una planta de 2.600 metros cuadrados y frente a él una plataforma para el estacionamiento de vehículos con capacidad para 150 plazas.

Ampliaciones y mejoras

En 1982 se lleva a cabo la primera gran reforma del aeropuerto. La plataforma de estacionamiento de aeronaves se duplicó en superficie y se construyeron más de dos mil metros cuadrados de nueva planta. De esta manera, se triplicaron las zonas de estancia para pasajeros y servicios del aeropuerto, y se añadieron 5 mostradores de facturación, 2 salas de embarque y 2 de llegada, una nueva cafetería-restaurante y varios locales comerciales. En ese año se alcanzaron 259.000 pasajeros, 5092 aeronaves y 1.124.211 Kg de carga.

En 1994, se inició un nuevo plan de modernización y ampliación del aeropuerto de Asturias mediante la cual se aumentó la superficie del edificio terminal de pasajeros y servicios hasta 8700 metros cuadrados. Se dotó al edificio de una nueva climatización; se proporcionó más información al público; se procedió a la señalización, la seguridad, la mecanización de equipajes, la remodelación de la central eléctrica y a la implantación de una depuradora de aguas residuales; se construyó una calle de rodaje de 900 metros de longitud; se ampliaron la plataforma de estacionamiento de aeronaves y el aparcamiento de vehículos; se construyeron nuevos edificios para vehículos de alquiler, servicio de lavado y reposición de combustible. En este año, se registraron 7182 aeronaves, 486.000 pasajeros y 482.442 kg de carga.

En el año 2000, se amplió la plataforma de estacionamiento de aeronaves de cinco a siete puestos, se construyó un nuevo acceso a la calle de rodaje y, finalmente, se instalaron luces de eje de pista tras el recrecido de la misma.

En el año 2003 se realizaron una serie de obras que mejoran considerablemente el servicio a los pasajeros y a las aeronaves. Una nueva calle de rodaje de 1.450 m. con salida rápida de pista; nuevo aparcamiento de vehículos con 172 plazas para empleados de Aena y concesionarios; puesta en servicio del ILS CAT II/III que permite aumentar el número de movimientos con baja visibilidad; y la ampliación del edificio terminal con la instalación de 3 pasarelas de embarque/desembarque, son las actuaciones más importantes llevadas a cabo.

Si desea más información, puede adquirir la obra de Rafael de Madariaga y Luis Utrilla, Historia de los aeropuertos de Asturias.