Normas de uso

En Aena, trabajamos cada día para ofrecerte una estancia segura en nuestras instalaciones y una experiencia de calidad. Para lograrlo, es necesaria tu colaboración evitando comportamientos que alteren la buena marcha del aeropuerto o causen molestias a otros usuarios. 

Con carácter enunciativo, pero no exhaustivo ni limitativo, no está permitido:

  • Desarrollar cualquier tipo de actividad comercial o de publicidad, así como el ofrecimiento de cualquier servicio en la infraestructura aeroportuaria sin contar con la previa autorización de Aena o sin disponer del correspondiente contrato suscrito con Aena.
  • La utilización indebida de los servicios y suministros, realizar actividades que puedan deteriorar o modificar el espacio aeroportuario y arrojar residuos fuera de los lugares destinados al efecto.
  • Acceder a las zonas restringidas de seguridad sin autorización para ello y, en concreto, acceder a zonas restringidas de seguridad mediante un título de transporte válido sin intención de volar para ofrecer servicios de cualquier tipo a los pasajeros.
  • Bloquear las salidas de emergencias o utilizarlas sin causa justificada.
  • Fumar o encender fuego en cualquier zona de las terminales de pasajeros o recintos cerrados.
  • Consumir bebidas alcohólicas fuera de los establecimientos habilitados para tal fin (cafeterías, restaurantes y salas VIP), así como estar en estado de intoxicación o bajo la influencia de drogas.
  • Portar animales sin las debidas condiciones de transporte, de seguridad y/o sin la documentación para ello exigida.
  • El uso de vehículos de movilidad personal (patinetes, segways, bicicletas…) sin la debida autorización, a excepción de los destinados a personas con discapacidad.
  • Realizar fotografías o filmaciones profesionales o en zonas de seguridad, sin la debida autorización.
  • Ejercer la mendicidad, la venta ambulante, acumular enseres no considerados equipaje de viaje o acampar (colchonetas, caravanas, etc.)
  • Organizar eventos o manifestaciones no autorizados.

En definitiva, cualquier comportamiento que pueda afectar a la seguridad o al normal desarrollo de las actividades del aeropuerto o a la alteración del orden público.

Incurrir en comportamientos no permitidos podría conllevar el desalojo del aeropuerto y la denuncia ante las autoridades competentes.

Muchas gracias por ayudarnos a hacer del aeropuerto un lugar en el que te guste estar.