Historia

A principios del siglo XXI, Aena decidió construir un helipuerto civil destinado al tráfico de pasajeros en la bahía de Algeciras, para responder a la creciente demanda que cifra en más de 2,5 millones el número de personas que cada año cruza el estrecho de Gibraltar desde o hacia Algeciras.

Los estudios previos se iniciaron en octubre de 2005. En primera instancia, se consideraron hasta seis posibles emplazamientos en los que se podría ubicar un helipuerto con las dimensiones del actual helipuerto de Ceuta, dentro y fuera del casco urbano y del recinto portuario, incluyendo la ampliación denominada Isla Verde.

Finalmente, teniendo en cuenta criterios de operación de las aeronaves, compatibilidad con el uso del puerto –el de mayor tráfico del país–, impacto acústico y facilidad de acceso y confort de los futuros usuarios, se eligió el terreno que ocupaba el aparcamiento de la estación marítima existente, desde donde se realizan en la actualidad las operaciones de Paso del Estrecho en ferry.

Una vez elegida la ubicación, se tramitó la declaración de impacto medioambiental que concluyó de modo favorable a comienzos de 2009, tras recibir los informes positivos de la dirección forestal de Medio Ambiente, de la Demarcación de Costas, de la dirección general de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, de la dirección general de Bienes Culturales de la Junta y del Instituto Municipal para la Conservación de la Naturaleza del Ayuntamiento (Inmucona).

La obra civil del helipuerto comenzó el 27 de febrero de 2009. Un mes después, el 2 de abril, Aena y la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA), propietaria de los terrenos, firmaron el contrato de cesión del suelo. Las obras se terminaron en junio de 2010 y el 1 de julio de este año se comenzó a funcionar el helipuerto con el primer vuelo entre Algeciras y la ciudad autónoma de Ceuta.