Residuos

El aeropuerto ha construido una planta de transferencia de residuos para tratar adecuadamente los residuos urbanos producidos por la actividad aeroportuaria y aeronáutica.

El aeropuerto ha construido una planta de transferencia de residuos para tratar adecuadamente los residuos urbanos producidos por la actividad aeroportuaria y aeronáutica.

Esta planta incorpora unos dispositivos que, gracias a su diseño, permiten  la recogida no selectiva de residuos urbanos y un tratamiento totalmente limpio en los procesos de almacenamiento y compactación de los mismos. Además, cuenta con contenedores de recogida selectiva para papel y cartón, vidrio y envases ligeros. De esta forma, se permite la adecuada gestión de estos residuos a las compañías aéreas que realizan recogida separativa de residuos en sus aeronaves.

Actualmente, el aeropuerto realiza la recogida selectiva de papel y cartón en las zonas administrativas y comerciales del aeropuerto y está en fase de implantación la recogida selectiva de vidrio y envases en las mismas zonas, muy especialmente en los restaurantes.

Residuos peligrosos

Ciertas actividades del aeropuerto producen residuos contemplados dentro de la ley como residuos peligros. Los más representativos son los aceites minerales usados, baterías y pilas, fluorescentes, absorbentes contaminados por la recogida de hidrocarburos, envases vacíos contaminados, etc.

La gestión de estos residuos se debe hacer garantizando la protección de la salud humana, la defensa del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales. El aeropuerto gestiona sus residuos peligrosos conforme a lo marcado por la legislación, vigente, para lo cual tiene contratados los servicios de varios gestores de residuos autorizados por la Conselleria de Medi Ambient del Govern Balear.