Energía

El aeropuerto de Palma de Mallorca ha adoptado medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la utilización de sistemas de iluminación más eficientes.

El aeropuerto de Palma de Mallorca, dentro del convenio suscrito por Aena, se ha adherido a la primera fase del Programa Green Light de la Comisión Europea de Energía, que supone la adopción de medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de la utilización de sistemas de iluminación más eficientes, para lo cual ya se han concluido algunos programas en esta línea. El aeropuerto sigue abierto a nuevos proyectos de mejora de la eficiencia energética.

Las actuaciones llevadas a cabo se incluyen en el proyecto «sistema de regulación de alumbrado», consistente en el control mediante un ordenador del nivel de iluminación de 3536 de las luminarias existentes en las zonas del nuevo edificio terminal. En un futuro, el control por ordenador permitirá incluir sistemas de detección de presencia, iluminación en determinadas franjas horarias, etc.

La mejora en el rendimiento del consumo eléctrico en esas zonas se consigue por varios medios:

  • Control de la intensidad lumínica en relación con la iluminación natural existente en esas zonas en cada momento.
  • Sustitución de las actuales reactancias convencionales por reactancias electrónicas. Con ello, además de eliminar los condensadores y cebadores de los tubos, se mejora el rendimiento eléctrico. Por otra parte, al aumentar los ciclos de alimentación del tubo disminuyen los parpadeos (mejora en la calidad de la iluminación y disminuye la fatiga visual en trabajadores y usuarios) y aumenta la vida media del tubo.
Estudios para la utilización de energías renovables

Energía solar: Actualmente hay instalados 800 metros cuadrados de placas solares en la azotea del edificio terminal. La producción de energía durante el invierno forma parte del anillo de calor que proporciona calefacción al terminal. En invierno, sustituyen a una bomba de calor alimentada por electricidad y, en verano, suministran el agua caliente sanitaria. Este sistema supone un ahorro de 100 kilowatios por hora.

Energía eólica: El aeropuerto de Palma de Mallorca ha participado en un proyecto enmarcado en el ámbito de las energías renovables, denominado Ventelec, por medio del cual se estudia el uso de la energía generada mediante los molinos de viento tradicionales.