Residuos

El aeropuerto dispone de tres áreas de recogida selectiva (puntos limpios) y  de una planta de clasificación de residuos.

La actividad diaria genera alrededor de 3 toneladas de residuos al año y se intenta promover, siempre que sea posible, su adecuado reciclaje.

Una de las labores básicas para el reciclaje es la separación en origen. Para ello el aeropuerto dispone de tres áreas de recogida selectiva (puntos limpios) y desde el año 2001 de una planta de clasificación de residuos. Las empresas que trabajan en el aeropuerto pueden depositar allí sus residuos asimilados a urbanos.

En la planta de tratamiento de residuos se clasifican y seleccionan los residuos tales como: papel-cartón, vidrio, metal, madera, plástico, sin olvidar los restos de poda, restos de caucho de limpieza de pistas, los vehículos fuera de uso etc. Todo lo que se pueda se vende a las industrias de reciclaje. Sólo el papel y cartón representan casi 300.000 kg. Además el aeropuerto entrega a gestores los lodos de depuración, los residuos de construcción y demolición así como los residuos inertes procedentes de pequeños mantenimientos y otros residuos voluminosos.

Adicionalmente se realiza una recogida – oficina por oficina - de cartón, papel, pilas lámparas y repuestos de impresoras y fotocopiadoras.

Se han instalado puntos de recogida selectiva distribuidos por los edificios terminales para el uso de pasajeros. Así como contenedores para la recogida de los residuos procedentes de los filtros de seguridad.

Esta misma planta de tratamiento de residuos, se utiliza para el almacenamiento temporal, etiquetado y embalaje de residuo peligrosos tales como aceites y filtros usados, restos de combustible, pilas, restos de pintura, fluorescentes y lámparas de mercurio, aguas con hidrocarburos, detectores de incendio iónicos, residuos sanitarios etc. Para ello se dispone de todas las medidas necesarias para prevenir la contaminación: separador, cubetos anti derrames, etc. Posteriormente el aeropuerto gestiona la recogida de los residuos peligrosos por empresas debidamente autorizadas.

La recogida, clasificación y separación de residuos la realiza la entidad sin ánimo de lucro, “Asociación de Empleados de Iberia Padres de Minusválidos “(APM Iberia). Las actividades en el marco del convenio son realizadas por trabajadores con discapacidad del Centro Especial de Empleo de APMIB en Málaga, colaborando así a su valiosa labor de integración plena en la sociedad de personas con discapacidad que mantiene un convenio de colaboración con el aeropuerto.

En el caso de residuos generados por empresas contratistas y concesionarias, por parte del Departamento de Medio Ambiente del aeropuerto se realiza la verificación de su correcta gestión, a través del seguimiento periódico del Plan de Vigilancia Ambiental de la Empresas.