Patrimonio cultural

El aeropuerto ha realizado una rigurosa vigilancia arqueológica para prevenir posibles afecciones provocadas por las obras de ampliación del aeropuerto.

A lo largo de la historia, la zona del curso bajo del Guadalhorce, en la que se encuentra situado el aeropuerto, ha supuesto un enclave con unas condiciones óptimas para el asentamiento de diversas civilizaciones, tal y como así han puesto de manifiesto diversos estudios y prospecciones arqueológicas realizadas en la zona.

Con esos antecedentes, y en cumplimiento del condicionado de la declaración de impacto ambiental de las obras de ampliación del aeropuerto (DIA 2003 y DIA 2006), durante la ejecución de las mismas se ha llevado a cabo por parte de Plan Málaga, una rigurosa vigilancia arqueológica con el fin de prevenir afecciones a los yacimientos conocidos, controlar los nuevos hallazgos y comunicarlos al organismo oficial competente. Como resultado de la actividad arqueológica, se ha confirmado la previsión de hallazgos en toda la zona, particularmente en la más cercana a la desembocadura del Guadalhorce, destacando las siguientes unidades arqueológicas:

  • Yacimiento romano de la Vía Férrea Málaga – Fuengirola.
  • Unidad arqueológica de La Rebanadilla.
  • Unidad arqueológica de Cortijo Zapata.
  • Unidad arqueológica de la necrópolis fenicia de San Isidro.