Energía

El aeropuerto realiza un control y seguimiento del consumo energético de sus instalaciones y ha puesto en marcha medidas dirigidas a optimizar los recursos.

La energía eléctrica consumida en el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol proviene del suministro de la compañía eléctrica externa, realizado mediante acometida en alta tensión. Las líneas de alta tensión llegan a las centrales eléctricas (CELA y CELT), donde en una primera etapa la energía se transforma para su distribución interna en media tensión. Por último, mediante centros de transformación se convierte en baja para su utilización en las diversas instalaciones aeroportuarias.

El aeropuerto dispone, además, de varios grupos electrógenos de emergencia, alimentados con gasóleo, que suministran energía eléctrica al aeropuerto en caso de un corte del suministro de la red.

El consumo de energía eléctrica total en 2011 fue de 92.224.704 kWh. Referido a la unidad de tráfico aéreo (UT), se mantiene prácticamente al mismo valor que en el año 2010, aunque supone un incremento del 78 por ciento frente al valor de 2009. Este aumento en el consumo es motivado por la puesta en funcionamiento en el año 2010 de las nuevas instalaciones surgidas con la ampliación del aeropuerto, entre las que destaca la T3.

El aeropuerto de Málaga-Costa del Sol realiza un control y seguimiento del consumo energético de sus instalaciones. En los últimos años se han puesto en marcha una serie de medidas dirigidas a optimizar los recursos. Estos son algunos ejemplos:

  • Producción de agua caliente sanitaria mediante energía solar térmica en los dos edificios de bomberos, la Bolsa de taxis y la Terminal de Carga.
  • Se ha puesto en marcha un sistema de control de alumbrado que programa el encendido en función de la fecha de año, las horas de luz solar y la hora del día.
  • En los muelles, rampas de pasarelas telescópicas y aseos, se han instalado sensores que detectan el movimiento de personas y encienden el alumbrado cuando falta la luz solar. Cuando el movimiento de personas cesa, el alumbrado se apaga.
  • Todas las escaleras mecánicas y los pasillos móviles cuentan con detectores de presencia.
  • Se ha adecuado el alumbrado púbico al nuevo reglamento de eficiencia energética (RD 1890/2008).
  • Las lámparas halógenas han sido sustituidas por lámparas de bajo consumo.
  • El sistema de climatización prioriza el aprovechamiento del aire exterior (Free Cooling) cuando las condiciones externas son favorables reduciendo así el consumo de energía eléctrica por disminución del tiempo de funcionamiento del aire acondicionado.
  • Se realiza el encendido del balizamiento y alumbrado de plataforma a requerimiento del tráfico.