Emisiones atmosféricas

El aeropuerto realiza el control de calidad del aire en dos cabinas equipadas para la medición y registro de contaminantes atmosféricos.

El aeropuerto de Málaga-Costa del Sol dispone de dos cabinas de control de la calidad del aire, instaladas en el interior del recinto aeroportuario, equipadas para medición y registro de los niveles de inmisión de contaminantes atmosféricos. En estas estaciones se miden de forma automática las concentraciones de los siguientes contaminantes: monóxido de carbono, dióxido de azufre, monóxido y dióxido de nitrógeno, ozono y compuestos orgánicos volátiles. En el primer trimestre de 2013 se iniciará la medición de los parámetros plomo y benceno. Además las estaciones están dotadas de una estación de meteorología. Todo ello con el fin de determinar el grado de cumplimiento de los niveles de referencia marcados por la normativa.

Por lo que respecta a la emisión, se considera como una fuente potencial de contaminación atmosférica la combustión en motores de vehículos y equipos, así como en los grupos electrógenos situados en las centrales eléctricas. Respecto a estos últimos, son grupos de emergencia y la mayor parte de su tiempo de funcionamiento son arranques programados para el mantenimiento, por lo que se consideran focos de emisiones no sistemática. El control de las emisiones se basa en el mantenimiento preventivo y en el seguimiento de sus horas de funcionamiento.

Para el control de las emisiones de vehículos y equipos, además de la optimización en su uso, se tienen establecidos programas de mantenimiento con el fin de minimizar emisiones de gases contaminantes.

En cuanto a la prevención de la legionelosis, los sistemas de climatización del aeropuerto no cuentan con torres de refrigeración o condensadores de evaporación, puntos de alto riesgo para la contaminación por Legionella pneumophila. Las instalaciones existentes en el aeropuerto que son objeto de reglamentación pertenecen al grupo de bajo riesgo.