Energía

El aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas consume una media de 300 gigawatios/hora de electricidad al año, alrededor de medio millón de litros de combustible de calefacción en un mes de invierno y 100.000 litros anuales de gasóleo de automoción.

En los últimos años, se han puesto en marcha una serie de medidas dirigidas a optimizar los recursos, con lo que se ha incrementado el ahorro sin mermar la eficacia energética. Éstos son algunos ejemplos:

  • Incorporación de flota de vehículos a gas.
  • Se han instalado 25 equipos estabilizadores de energía. Su función consiste en reducir el nivel de iluminación de modo uniforme para estabilizar la tensión de alimentación a los puntos de luz, disminuyendo así los gastos de reposición de lámparas y de sus equipos de encendido.
  • En las terminales se han colocado fotocélulas, además de relojes programados, que permiten desconectar el alumbrado automáticamente cuando muestran la existencia de suficiente luz natural o no existe tránsito de pasajeros.
  • Todas las escaleras mecánicas y los pasillos móviles cuentan con detectores de presencia.
  • Las lámparas halógenas han sido sustituidas por lámparas de bajo consumo y el gas refrigerante R – 12 por otro ecológico, denominado R – 134, de mayor rendimiento.
  • En la zona de balizamiento se han adaptado los circuitos para mantener en servicio las calles de rodaje asociadas a la Configuración operativa. (Con la obra de sustitución en las calles de rodaje de la pista 14R/32L, se han sustituido las balizas que incorporaban lámparas de 100, 65 y 45 W por nuevas con lámparas de 40 W).
  • El Sistema de Mando y Presentación de Balizamiento se ha adaptado también para cortar automáticamente el balizamiento y la iluminación de plataforma de las Rampas 5 y 6 desde las 23 hasta las 7 horas.