Agua

El aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas dispone de canales diferenciados para el tratamiento de las aguas –residuales, por un lado, y pluviales, por otro– con la finalidad de evitar a tiempo cualquier posible vertido de contaminantes y sustancias peligrosas al cauce público.

La calidad de las aguas residuales vertidas al sistema municipal de saneamiento se controla mediante muestreos periódicos en los distintos puntos de vertido.Las muestras se utilizan para analizar los principales contaminantes legislados en laboratorios acreditados.

La depuración de las aguas pluviales se lleva a cabo mediante plantas separadoras de hidrocarburos y desarenadores que separan del vertido mediante tratamientos físicos los sólidos en suspensión, los aceites y grasas y los hidrocarburos; éstos se almacenan en depósitos hasta que se realiza la retirada por un gestor autorizado. De esta forma, se impide que los ríos y arroyos próximos al aeropuerto puedan verse contaminados por fugas de combustible procedentes de los aviones.

El aeropuerto cuenta también con una planta para el tratamiento de las aguas de sentinas de las aeronaves que depura mediante un tratamiento físico-químico antes de ser vertidas a los colectores municipales.