Medio ambiente

El aeropuerto de La Palma, en línea con la política de calidad medioambiental de Aena, dispone de un sistema de gestión medioambiental, implantado y certificado de acuerdo con la norma UNE-ISO-14001, desde el año 2001.

El sistema de gestión medioambiental implantado en el aeropuerto de La Palma obliga a la participación imprescindible de todos y cada uno de los colectivos de trabajadores que participan en la dinámica diaria de este recinto. En este sentido, se han impartido numerosos cursos con el fin de enseñar a todo el personal en qué consiste este sistema, cuáles son sus objetivos, al igual que su función en este apartado.

Con la obtención de esta certificación, se consolida la política medioambiental del aeropuerto de La Palma, un proceso que se inició en el año 1997, en el que se estableció un compromiso gracias al cual el recinto aeroportuario estaba obligado a formar, concienciar, fomentar y divulgar el respeto al medioambiente.

La política medioambiental implantada en el aeropuerto de La Palma repercute directamente en el control de las aguas, la electricidad, la recogida de material de oficina, el impacto visual de las nuevas infraestructuras y los residuos generados de la actividad aeroportuaria, entre otros.

El compromiso de este aeropuerto con el medio ambiente responde a la necesidad de respetar nuestro entorno y al cuidado escrupuloso de un espacio tan peculiar como es el insular.

Nueva central eléctrica

El aeropuerto –sabedor de la importancia del uso de energías renovables, del respeto por el medio ambiente y de las nuevas tendencias en la obtención de energía– cuenta también con una nueva central eléctrica que se nutre fundamentalmente de energía eólica para abastecer todas las instalaciones aeroportuarias.

El aeropuerto de La Palma se ha convertido así en el primer complejo aeroportuario del país que se abastece de energía eólica. Estas instalaciones cuentan con dos aerogeneradores. El esquema establecido para su está diseñado de manera que se puedan utilizar las dos fuentes de energías establecidas con categoría primaria y secundaria. La utilización de estas fuentes depende de la discrecionalidad del usuario, a través del sistema integrado de gestión programable y de la lógica del diseño red-aerogeneradores-grupos.

Con este proyecto, Aena se suma al plan de revalorización y fomento del empleo de las energías renovables en una isla donde la conservación del medio ambiente juega un papel decisivo para su desarrollo.