Medio ambiente

El aeropuerto de Gran Canaria, en línea con la política de calidad medioambiental de Aena, ha realizado un gran esfuerzo técnico, económico y humano para reducir al máximo el impacto medioambiental de sus actividades y contribuir a la mejora y cuidado de su entorno. Este esfuerzo se ha materializado en la implantación de un Sistema de Gestión Medioambiental, certificado en enero de 2004 por la norma internacional ISO 14001.

Actuaciones significativas

Por respetar y cuidar el medio ambiente, el esfuerzo del aeropuerto de Gran Canaria ha implicado numerosas acciones e inversiones en este campo en los últimos años. Entre ellas destacan:

  • Prevención de la contaminación de suelos y aguas mediante la construcción de un moderno campo de prácticas, que permite la recogida de aguas residuales generadas en las prácticas que realiza el Servicio de Salvamento y de Extinción de Incendios.
  • Mejoras en las infraestructuras de la depuradora mediante la instalación de un sistema de eliminación de sólidos de las aguas residuales de aeronaves.
  • Reducción en el consumo de recursos hídricos mediante la reutilización de las aguas depuradas en el riego de jardines.
  • Empleo de luminarias de bajo consumo en el sistema de iluminación de la plataforma de estacionamiento de aviones.
  • Instalación de contenedores de segregación selectiva de residuos sólidos en el terminal de pasajeros y la recogida de los mismos por parte de una empresa autorizada.
  • Sustitución del gas halón, utilizado para la extinción de incendios, en el Centro de Procesamiento de Datos (CPD).
  • Limpieza de conductos y equipos de aire acondicionado de la zona del terminal dedicada a vuelos interinsulares.

Reforestación

Se han plantado en el recinto aeroportuario 2000 palmeras que completan un palmeral de 3500 ejemplares. También se ha aumentado el número de plantas que configuran la barrera natural de pinos marinos (casuarinas). Esta barrera contribuye a frenar el avance de las dunas –tanto en la zona norte como en la zona sur– a la vez que actúa de franja antirruido para las poblaciones limítrofes.

Control de la fauna

Además de las actuaciones de preservación, cuidado y fomento de la flora autóctona, el aeropuerto dispone de un Servicio de Control de Fauna que cuenta con 16 ejemplares de aves rapaces, entre los que se encuentran 13 halcones de distintas especies, dos Harris y un azor, que cumplen la función primordial de mantener lejos de las pistas a aquellas aves que potencialmente pueden suponer un peligro en las operaciones de aterrizaje y despegue de aviones. Asimismo, este servicio contribuye a la permanencia y desarrollo del arte milenario de la cetrería.