Historia

La situación de la isla de Fuerteventura en la ruta desde Cabo Juby a Las Palmas y Tenerife la convierten en paso obligado de todos los planes para unir por vía aérea la Península y las Islas Canarias a principios del siglo xx. En los años treinta, la compañía Líneas Aéreas Postales Españolas (LAPE) acondiciona unos terrenos entre el mar y la carretera de Tetir para que sirvan como campo de auxilio a sus vuelos.

En 1940, y con el objetivo de servir al Plan de Defensa del Archipiélago, se inician las obras de un aeródromo militar en el término municipal de Tefía. El aeropuerto se abre oficialmente al tráfico civil nacional e internacional en enero de 1959. La situación geográfica del aeropuerto, lejos de Puerto de Cabras, punto más importante de la isla, y el aumento de vuelos comerciales, hicieron necesario pensar en una nueva ubicación para el aeropuerto de la isla.

La orografía insular permite estudiar el traslado del aeropuerto a un nuevo emplazamiento más cercano a la capital. Finalmente se decide trasladar las instalaciones a un terreno situado en Los Estancos, a tan sólo cinco kilómetros de Puerto Rosario. En 1952 se cierra definitivamente al tráfico el aeropuerto de Tefía y se abre la nueva ubicación.

Traslado a El Matorral

El rápido crecimiento de la demanda y los problemas del emplazamiento –continuos vientos racheados–, obligan a trasladar nuevamente el aeropuerto junto a la costa, en un paraje denominado El Matorral.

El 14 de septiembre de 1969 se inaugura oficialmente el aeropuerto de El Matorral, ubicado en el municipio de Puerto del Rosario. El primer avión en tomar tierra en la nueva pista fue un Focker 27 de la compañía Iberia, que hacía el trayecto Las Palmas-Fuerteventura-Lanzarote.

En 1973 el aeropuerto de El Matorral comenzó a operar sus primeros vuelos a países europeos con la compañía Condor, que enlazaba directamente la ciudad alemana de Dusseldorf con Puerto del Rosario. En los siguientes años el aeropuerto vivió un incremento considerable en el número de operaciones, lo que dio lugar a que en el año 1978 se produjera la primera de una serie de mejoras que fueron realizándose en varias ocasiones para adecuar el funcionamiento del aeródromo a las necesidades de los viajeros.

En 1992, el aeropuerto recibe más de 1.600.000 pasajeros, lo que obliga a diseñar una profunda reforma del área terminal y estacionamiento de aeronaves. En 1994 comienza la construcción de un nuevo edificio terminal, una plataforma de aeronaves, una calle de rodadura paralela a la pista de vuelo, una central eléctrica y una nueva carretera de acceso.

Las obras se completan con la ampliación del aparcamiento y el desvío del trazado de la carretera de Puerto de Rosario a Matorral en algo más de dos kilómetros, de los cuales 1,5 son de doble calzada.

Las nuevas instalaciones permiten atender a unos cinco millones de pasajeros anuales, con períodos punta cercanos a los 3100 pasajeros a la hora.