Buenas prácticas

El aeropuerto de Barcelona-El Prat promueve entre sus empleados, las empresas contratistas y empresas concesionarias la minimización y segregación de los residuos generados.

El aeropuerto de Barcelona-El Prat apuesta decididamente por el reciclaje frente a la deposición en vertedero de los residuos generados. El Departamento de Medio Ambiente mantiene una infraestructura y servicio de recogida pensada para obtener los mejores índices de reciclaje: puntos de recogida selectiva en zonas cercanas de generación (en terminal de pasajeros, zona comercial, oficinas, almacenes y viales de zona aire y tierra), dos centros de almacenamiento y clasificación de residuos asimilables a urbanos en la planta logística, una planta de transferencia temporal de residuos peligrosos y no peligrosos (abierta a todas las empresas que trabajan en el aeropuerto), y seguimiento diario (in situ) de las prácticas de segregación en zona comercial y restauración.