Historia

Durante la guerra civil se construye en las cercanías de Badajoz el campo de vuelo miliar de las Bardocas. Debido a su situación geográfica, la zona se encuentra encajonada entre los ríos Guadiana y Gérova, no es posible la ampliación de las instalaciones. Esta circunstancia obliga a construir un nuevo aeródromo próximo a Talavera La Real, a 14 kilómetros de Badajoz.

A principios de 1951, se inicia la explanación de la pista de vuelo y en el verano de ese mismo año se termina la torre de control. La pista se concluye a principios de 1953, y en diciembre se instala la Escuela de Reactores del Ejército del Aire.

La base aérea mejora sus instalaciones y el 12 de septiembre de 1958 se abre al tráfico aéreo nacional. En junio de 1954 se establecen las servidumbres aeronáuticas de Talavera, posteriormente modificadas en 1968.

La primera línea aérea regular de la compañía Iberia se inaugura el 14 de julio de 1976 con la línea Madrid-Badajoz, y se utilizan las instalaciones de la base aérea para la atención de los pasajeros.

Los problemas que surgen por el uso conjunto del aeropuerto aconsejan la construcción de una plataforma de estacionamiento de aeronaves y un edificio terminal independientes en el lado opuesto de la pista. Las obras se inician en 1981 y concluyen en 1983, aunque el terminal no se utiliza hasta 1990, momento en el que se establecen dos vuelos diarios con Madrid y dos vuelos por semana con Barcelona.

Finalmente, en julio de 2010 se completa la ampliación del edificio terminal, que duplica su superficie hasta los 4.400 metros cuadrados, y de la plataforma de aeronaves, que pasa de 17.000 a 35.000 metros cuadrados.