Residuos

El aeropuerto dispone de una planta de trasferencia de residuos no peligrosos y varios puntos para el depósito temporal de residuos peligrosos.

En el aeropuerto se genera gran variedad de residuos. La gestión de estos residuos prioriza la valoración frente a su eliminación de los mismos dentro de las posibilidades que ofrecen los gestores del entorno. Las fracciones segregadas son las siguientes:

  • Recogida selectiva de residuos similares a domésticos: papel, cartón, envases ligeros y envases de vidrio.
  • Mezcla de residuos similares a domésticos.
  • Residuos vegetales.
  • Neumáticos fuera de uso.
  • Residuos de construcción- demolición.
  • Residuos inertes procedentes de pequeños mantenimientos.
  • Restos de cristal plano.
  • Residuos metálicos (chatarra no contaminada).
  • Residuos de madera.
  • Otros residuos voluminosos.
  • Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.
  • Residuos sanitarios.
  • Detectores de incendios iónicos y equipos de detección de equipajes.
  • Vehículos al final de su vida útil.
  • Residuos peligrosos.

El aeropuerto dispone de una planta de trasferencia de residuos no peligrosos. Aunque no realiza tareas de gestión de residuos,  permite concentrar y mejorar las condiciones de su depósito temporal, especialmente de la fracción no segregada de residuos similares a domésticos.

También cuenta con varios puntos para el depósito temporal de residuos peligrosos, dotados todos ellos de medidas de prevención de la contaminación acordes a su naturaleza. En esas zonas, los residuos son depositados selectivamente en contenedores hasta su retirada por gestores autorizados.

Por su parte, la conducción de los envases ligeros y la fracción mezcla de residuos similares a domésticos que se produce en la nueva área terminal, se realiza a través de un sistema neumático hasta la planta de trasferencia.