Emisiones atmosféricas

El aeropuerto realiza el control de calidad del aire en una estación equipada para la medición y registro de contaminantes atmosféricos.

El aeropuerto tiene establecidos programas de mantenimiento para sus vehículos y equipos, con el fin de minimizar las emisiones de gases contaminantes.

No existen calderas de calefacción, y los grupos electrógenos de la central eléctrica, instalaciones vitales para el mantenimiento de la operatividad del aeropuerto, tienen establecido un programa de mantenimiento preventivo.

Para el control de la calidad del aire el aeropuerto dispone de una estación fija de medición de la calidad del aire, situada en el campo de vuelo. Por medio de la estación se controla en continuo los niveles de NO, NO2, NOX, SO2, O3, CO y PM10, y se realiza la captación para analizar los niveles de Pb, PM2,5 y benceno.

En cuanto a la prevención de la legionelosis, los sistemas de climatización del aeropuerto no cuentan con torres de refrigeración o condensadores de evaporación, puntos de alto riesgo para la contaminación por Legionella pneumophila. Las instalaciones existentes en el aeropuerto que son objeto de reglamentación pertenecen al grupo de bajo riesgo.

No obstante, se han definido planes de prevención de la legionelosis mediante limpieza y desinfección de las redes de agua para consumo humano y de los sistemas contraincendios, y de forma periódica se realizan pruebas analíticas de la calidad del aire en los edificios, así como del agua de consumo humano y la red contra incendios.